Ponentes 2009

Enric Rovira

Es hijo de pasteleros artesanos de Barcelona. Vive desde muy pequeño el negocio familiar y, a pesar de aprender el oficio de repostero y de trabajar en algunas de las mejores pastelerías de París y Milán, enseguida se decanta por el mundo del chocolate. Su pasión por el chocolate le lleva a fundar en 1993 una pequeña empresa Enric Rovira SL. Para Enric, la creatividad es muy importante en su trabajo. Colabora habitualmente con ceramistas, diseñadores y otros artistas para convertir sus ideas en piezas de chocolate. También ha traducido al chocolate, la arquitectura barcelonesa de Gaudí y dos veces al año lanza una nueva colección de chocolates que se venden en todo el mundo. Siempre intenta combinar sabores clásicos e innovadores.

“Los cocineros, pasteleros o chocolateros necesitamos la ciencia. Quizá parezca que los
pasteleros estemos en un estadio más evolucionado científicamente que la cocina por la
meticulosidad de las recetas, por los puntos, etc., pero creo que estamos muy equiparados
a los cocineros. La asociación con la ciencia es muy interesante, pero no es nada
sin una genialidad. Si estamos aquí reunidos es porque ha habido cocineros geniales que
han revuelto toda la cocina y los científicos y antropólogos quieren saber qué ha pasado.
Pues no ha pasado nada, que ha habido gente genial que ha pensado cosas y lo ha movido
todo cuando pensábamos que estaba todo inventado. Creo que es el camino a seguir,
dejar que la genialidad fl uya”.

Ponentes 2009