Categoría: Tradición

La comida ha perdido su valor y todo lo que está a su alrededor ya no tiene magia

Carlo Petrini lleva más de treinta años al frente de Slow Food, abogando por los placeres y los deberes de la lentitud, hablando de las satisfacciones que la comida puede proporcionarnos y de también de la responsabilidad que como consumidores tenemos si queremos que ciertos productos, prácticas, tradiciones y ecosistemas naturales y humanos no desparezcan para siempre, pasto de un sistema alimentario con pocos escrúpulos que él mismo califica de “criminal”. Tres décadas después comer sigue siendo un acto político y, especialmente en esta época en la que la gastronomía ocupa espacios de privilegio en los medios de comunicación, Petrini insiste en la necesidad de hablar de consciencia y respeto, sin dejarnos deslumbrar por el espectáculo en el que la comida ha llegado a convertirse.